¿Fueron un aporte los refuerzos extranjeros en Primera B?

Revisa el análisis de Rodrigo Molina sobre el desempeño de los jugadores foráneos en el ascenso del Transición 2017.

Al finalizar los balances de cada uno de los Torneos de Transición en las diferentes divisiones del Fútbol Chileno, es menester desglosar las características en cada uno de los aportes de los jugadores extranjeros en los Campeonatos de Primera División B como en la Segunda División Profesional. Hemos de notar al respecto diferencias siderales en cuanto al rendimiento y calidad futbolística exhibida por los foráneos, siendo elementos valiosos en las diversas campañas de los elencos de Primera B, al contraste de la enorme deuda que dejaron los extranjeros en la Segunda.

PRIMERA DIVISIÓN B. VALIOSO APORTE.

En la última temporada, el aporte de los jugadores extranjeros en la Primera B fue más que destacable. En cada uno de los cuadros de la “B”, hubo a lo menos un jugador foráneo que destacó por sus cualidades futbolísticas, en cuanto a rendimiento se refiere como así también a la exposición de su calidad de juego, ya sea en lo defensivo como en lo ofensivo. El jugador extranjero se manifestó como un verdadero refuerzo en cada una de las líneas dentro de los sistemas tácticos de cada uno de los elencos de la divisional, y muchos de ellos fueron elegidos dentro de los mejores de la temporada una vez finalizada ésta, por diversos medios de comunicación.

Comencemos por el Campeón, Unión La Calera, naturalmente. Dentro de la oncena dirigida por Víctor Rivero destacaron dos nombres (ambos argentinos) sobre el resto, el portero Lucas Giovini  y el delantero Rafael Viotti, este último elegido el mejor jugador del Torneo de Transición. Sin embargo, hemos de destacar igualmente lo aportado por el delantero argentino Gonzalo Abán, quien reencontró en la tienda cementera una fuente de motivación para volver a exhibir sus talentos, fundamentalmente en el juego aéreo en ambas zonas del gramado. Igualmente, el volante argentino Alberto Martínez se caracterizó por ser un volante mixto, laborioso, quien le entregó salida fresca al mediocampo del cuadro calerano.

En San Marcos de Arica, al contrario, los extranjeros no lograron satisfacer la necesidad de un cuadro que se jugaba la posibilidad de ascender a Primera División en una final. Con la salvedad del lateral uruguayo Enzo Ruiz, caracterizado por su fiereza en el anticipo y en la marca, el resto de sus foráneos no mostró un nivel similar y terminaron siendo solo alternativas para Ariel Pereyra. Por ejemplo, cuando se le dio una oportunidad al portero Nicolás Peranic, este no respondió ante La Calera y terminó solo teniendo una actuación discreta en una instancia decisiva. Algo similar sucedió en Deportes Copiapó, en donde el nivel mostrado por el defensor paraguayo David Portillo, rozando la excelencia por su solidez y gran capacidad defensiva, le sacó muchos metros de distancia al volante Juan Miguel Jaime, de rendimiento irregular y solo afirmándose en las últimas fechas, y el escaso aporte de los delanteros Gómez y Pucheta.

En los elencos del Cobre, la actuación de sus jugadores extranjeros fue destacada. En Cobreloa, el portero Ezequiel Cacace fue titular permanente, y tuvo destacadas actuaciones para salvar descalabros de su última línea; el mediocampista Walter Gómez hizo demostración de una entrega total en el campo de juego, marcando incluso tres goles, mientras que el delantero Lucas Simón fue uno de los artilleros del Campeonato con 11 conquistas, siendo goleador por segundo año consecutivo. En Cobresal, en tanto, el goleador paraguayo Ever Cantero siguió mostrándose como el símbolo de los salvadoreños, marcando goles importantes que contribuyeron a la salvación de su cuadro, mientras que el volante Alejandro López aportó en forma consistente por su banda izquierda.

En la Cuarta Región pudimos vislumbrar diversas realidades en sus dos representantes. En Deportes La Serena, el aporte de sus foráneos fue más que destacado. El zaguero paraguayo Jorge Aquino volvió a encontrar su rendimiento que estuvo dormido en la última temporada, volviendo a manifestarse como un zaguero recio y clave en el juego aéreo; el volante Albano Becica tuvo los minutos suficientes para mostrarnos su talento y su gran capacidad en cuanto a los pases profundos y pelotas paradas, mientras que el delantero colombiano John Jairo Mosquera, con sus goles y fortaleza física, se ganó el cariño de la hinchada. En Coquimbo Unido sucedió todo lo contrario, ya que el defensor Nicolás Berardo no pudo superar el tema de las lesiones, mientras que el uruguayo Leandro Reymúndez volvió a tener un rendimiento mediocre e intermitente.

En los elencos de la Región Metropolitana, el aporte de los extranjeros fue importante a lo largo de las fechas. En Santiago Morning, su ex DT Hernán “Clavito” Godoy volvió a confiar en los mismos nombres que destacaron en temporadas anteriores. El argentino Oscar Ortega volvió a destacar en el tránsito entre mediocampo y ofensiva; el centrodelantero David Escalante, con toda aquella fuerza y empuje, volvió a ser el goleador bohemio con 8 conquistas, mientras que el defensor haitiano Ricardo Ade dejó de ser una promesa y se transformó en una interesante realidad. Magallanes, en cambio, nos mostró sorpresas llamativas, como el volante argentino Daniel Dip, importante en el tránsito entre mediocampo y ofensiva a través de su banda derecha, y el delantero argentino Gonzalo Sosa, quien fue el goleador albiceleste con cinco dianas y que cumplió una actuación inolvidable en Calama, en el histórico triunfo ante Cobreloa. Eso sí, ni José Luis García ni Rodrigo Brasesco lograron repetir el nivel de otras temporadas, fundamentalmente debido a las lesiones. Por su parte, en Barnechea nos sorprendió gratamente el aporte goleador del chileno-francés Richard Barroilhet, no solo destacándose en el juego aéreo, sino también exhibiendo un notable remate de distancia.

Unión San Felipe ha estado trayendo a nuestro país a numerosos jugadores que provienen de las divisiones bajas del fútbol argentino, los cuales muchas veces han quedado en deuda. En la última temporada destacó el buen nivel que mostró el volante Emmanuel Pío, un mediocampista que desarrolla labores mixtas en el campo de juego y que posee mucha personalidad y una calidad de remate envidiable, sobre todo en pelotas paradas. Algo similar mostró el peruano-chileno Héctor Vega, quien no pudo repetir su cuota goleadora anterior en Trasandino, pero que se transformó en un pivot importante en el juego aéreo sanfelipeño. El resto de los extranjeros no tuvo una actuación destacada. Algo similar se manifestó en Rangers, donde el zaguero argentino Jorge Sotomayor se destacó como un líder en la defensa, manejando los tiempos y los espacios de la última línea. Sin embargo, el volante paraguayo Milton Benítez tuvo un rendimiento intermitente, mientras que el delantero argentino Sergio Comba perdió fineza en el finiquito, no pudiendo repetir temporadas anteriores y acabando por retirarse.

En la Octava Región, la actuación de los refuerzos extranjeros tuvo poco que destacar. En Ñublense fue titular permanente el zaguero argentino Emiliano Pedreira, repitiendo los mismos ripios de temporadas pasadas como por ejemplo los problemas de anticipación y manejo de los tiempos, dando la imagen de un defensor rústico, mientras que los volantes José Loncón, Gaspar Páez y Matías Arrúa no pudieron afirmarse en la titularidad, con discretos rendimientos. En Iberia, en cambio, el aporte goleador de Diego Ruiz, transformado en un símbolo del cuadro azulgrana, no pudo impedir el descenso de los iberianos a Segunda, además que el técnico Luis Landeros prefirió a Hormona Gómez como titular por sobre él. Mauro Aguirre, el lateral argentino, tuvo una mejor performance comparado a lo que mostró en Coquimbo Unido, pero fue parte de una defensa muchas veces vulnerable.

Tanto en Deportes Valdivia como en Deportes Puerto Montt, un jugador extranjero se transformó en un líder destacado dentro del andamiaje táctico de sus respectivos equipos. En el Torreón, mientras el paraguayo Fulvio Chávez fue un chiste, el aporte del volante argentino Nahuel Donadell fue importante, sobre todo en el planteamiento de Jorge Aravena jugando derechamente al contragolpe, en donde los pases profundos de Donadell fueron importantes en las cargas ofensivas valdivianas. En los salmoneros, en cambio, mientras el argentino Fabián Moyano se impuso como el cancerbero de la portería puertomonttina por sobre Limenza, con sobriedad y efectividad, y el volante Martín Icart transitó entre las lesiones y la irregularidad, un delantero uruguayo, mundialmente famoso, con 41 años a cuestas, iba a realizar el aporte más valioso en el Ascenso de nuestro país desde los tiempos de Mario Alberto Kempes en aquel Fernández Vial de 1995. Su nombre, Sebastián Abreu, el Loco.

MEJOR EXTRANJERO TRANSICIÓN 2017, PRIMERA DIVISIÓN B.

Sebastián Abreu (Deportes Puerto Montt)

Sencillamente, el Loco. Un hombre que está derrotando al tiempo, al igual que Roger Federer y muchos otros deportistas, demostrando que con esfuerzo y sacrificio aún se pueden alcanzar metas importantes sin importar la edad. Abreu no solo desafió al tiempo, sino a la incredulidad y a la desconfianza del medio futbolístico, y logró imponerse y transformarse en una realidad imborrable para su hinchada que nunca lo olvidará. El Loco es un delantero completo, con gran poder de anticipación, un excelso juego aéreo y una capacidad de desdoblamiento que muchas veces lo hizo imponerse ante las defensas contrarias siendo único delantero en varias oportunidades. Varios triunfos salmoneros fueron logrados en gran medida por un Abreu inspirado, que solucionó los baches del planteamiento de oscar Correa con su gran capacidad y talento goleador. Ante Magallanes, ante San Marcos de Arica, se lograron victorias gracias a la inspiración del uruguayo, literalmente jugando solo. Un jugador que no olvidaremos y recordaremos como una de las grandes figuras internacionales que militó en nuestro balompié nacional.