La importancia del balón detenido en Rusia 2018

Inglaterra, el rey de esta variante en esta Copa del Mundo, intentará prevalecer sus jugadas de laboratorio para llegar a otra final, como en 1966.

La semifinal de este martes entre Francia y Bélgica era una promesa de buen fútbol. Cada uno mostró sus credenciales, pero sus delanteros estuvieron muy imprecisos. Finalmente un cabezazo de Samuel Umtiti -tras un tiro de esquina- desequilibró la balanza a favor de Les Bleus.

De los 61 partidos disputados hasta ahora, cerca de un 45 por ciento de los goles fueron por pelota parada. Ya sea a través de un tiro libre, de esquina o del punto penal.

Como se mencionó con anterioridad, los “Three Lions” han sido los más eficaces a la hora de aprovechar estas instancias del juego. De hecho, más del 70% de sus tantos fueron por cobros arbitrales. Cada vez que la escuadra de Gareth Southgate triunfó, abrió el marcador con balón detenido.

El segundo equipo más anotador con balón detenido es justamente Francia, el primer finalista para este domingo. Con el gol de Umtiti, supera el 40% de efectividad mediante esta vía.

De los 158 goles hasta, 68 de ellos son mediante centro, tiro de esquina o penal. La escuadra que lidera este ítem es Inglaterra, con 8 goles. Lo sigue Uruguay, con 5. Perú y Senegal, los únicos que anotaron solo de jugada, se fueron en Primera ronda.

Además, equipos como España, que lideraron la tenencia del balón y realizaron más de mil pases frente a Rusia, debieron regresar más pronto de lo esperado.

Aún da vueltas una cuña de Jorge Sampaoli -antes del debut mundialista-, cuando se refirió a las jugadas de laboratorio: “La pelota parada no es determinante porque no define partidos”.

Por cierto, es un pensamiento que ya había dado a conocer en su libro, Latidos: “Yo no planifico nada. Todo surge en mi cabeza cuando tiene que surgir. Brota naturalmente en el momento oportuno. Odio la planificación. Si planifico, me pongo en el lugar de un oficinista”.

Foto: EFE/EPA/Abedin Taherkenareh